Quiero una Casita

Quiero mi casita con tres tablitas
en la orilla del mar,
con un pescado en la brasa
y un día por ver terminar.
Quiero una brisita fresca
y con un cangrejo jugar.

home
Quiero mi casita con tres tablitas
en la orilla del mar,
con una mata de coco en la que descansar,
arena entre mis dedos,
y enredado en mi cabello un erizo de mar.
Quiero un cielo azul con sus nubes,
y a las aves ver pasar.

parrot beach

Quiero mi casita con tres tablitas
en la orilla del mar,
con un gran jardín donde flores plantar
y ver las mariposas y colibríes volar.
Quiero descansar por la tarde,
y por las noches andar entre las estrellas
para pedirle a ellas
que este sueño no acabe jamás.

Light_night_by_Hieronimus_art
Quiero mi casita con tres tablitas
en la orilla del mar
y una vida larga para de mi casita, disfrutar…

mujer_playa.gif_480_480_0_64000_0_1_0

Anuncios

Vainilla

Una esencia transformada en droga.

Aquel aroma de vainilla impregnado en su cuerpo.

Dulce caricia, terrible desvelo.

Va y viene mi sueño.

Sin poder distinguir la realidad de la imaginación.

Con el corazón a millón se disfraza el encuentro.

Que muere en silencio al nacer el sol.

vainilla-flor

Besos

¿Será que otros besos me sabrán distinto
si me quito tu recuerdo de ellos?

O, ¿Si olvido tu fragancia, suavidad,
sabor y locura?

 

¿Realmente tendrán otros besos el sabor,
la pasión y dulzura que tanto me enamora?

 

Lo dudo. Pero iré en su búsqueda.

kissed

Viejo, Viejo

a_walk_in_colors_by_mbhenriksen-d4qwrby

Anda viejo, viejo,
anda viejo y cansado.
Anda viejo, viejo,
anda viejo y tomado de la mano
de la soledad que desde hace años
le acompaña a un lado.

Se halla viejo, viejo,
se halla viejo y nostálgico,
Se halla viejo, viejo,
se halla viejo y cantando bajo
un bolero aterciopelado
que le dedicó hace una vez a un ser amado.

Anda viejo, viejo.
Se halla viejo y arrugado.
Anda viejo, viejo,
Se halla viejo y con los sueños cortados.

Viejo, viejo.

Feliz día Papá

Y es que siempre has sido tú:
en la batalla fuiste mi escudo,
mi armadura en tiempos de debilidad,
en mis noches frías mi manta,
en mi soledad mi compañía,
y mientras el mundo a mi alrededor se destruía.
Eras mi consuelo y mi sonrisa,
un abrazo y un beso al llegar a casa,
mi regaño y mi aliento,
mi ruido y silencio.
Fuiste, eres y siempre serás mi padre,
el ser que más quiero
al que acudo si los otros fallan.

Tú,
el apoyo que nunca quisiera perder,
porque eres mi cielo y mi tierra,
el hombre que me enseña de fronteras,
mi bastón si necesito ayuda para andar,
mi guía cuando perdida ando,
mi única razón para regresar a mi hogar,
mi paz y mi guerra.
El hombre que más quiero en esta vida
y quien más me duele.

IMG_20140607_155134

Maravilloso Día del Papá, papito mío.

Versos Viejos que Encontré

I
Recuerdos que se disfrazan
de un hermoso atardecer.
Vidas pasadas que dejaron
historias por doquier.
Sueños que florecen
para luego desaparecer.
Grandes soles llevaron vida
a rincones alejados.

II
Sueña mi vida,
sueña descalza,
pisa la serpiente
que bajo tu pie descansa.

III
Luna Roja

En el cielo nocturno
brillante aquella noche
despiertan de su sueño
esos muertos que una vez trajeron.

Van vagando sobre la tierra
esperando dormir de nuevo,
y todos esos que quieran cumplir sus sueños
seguirán andando por nuestro mundo
en busca de un futuro.

Aunque su reloj se detuvo
hace mucho tiempo atrás,
esa primera vez que murieron…

IV
Se pintaron de rojo sus cabellos al atardecer.

Palabras dominantes de la debilidad
y la voluntad en un instante.

Porque solo cuando te miro
anhelo tocarte.

La sensación de alivio
sólo fue un chiste cruel.

Mordía difícilmente mis labios
para contener mis gritos.

¿Por qué la mera mención de su nombre
me ata con nudos a los recuerdos?

Mi voz moría lentamente como el eco
y permanecía sola dentro de un cuarto vacío.

Pero solo nos vimos un par de veces
y ya cautivada te espero.

(2007-2008)

Pasan los Días

Pasan y pasan los días
y yo aquí sin poder crear alguna balurda poesía
ni versos, ni rimas, ni la sombra de alguna sonrisa
que se pasee solitaria por algún recuerdo de estos días.

Entre mis dedos se van las palabras
y vacías van quedando escritas,
mientras el tiempo pasa con marcha lenta
y de a poco se toma descansos de semanas enteras.

Nuevamente me encuentro perdiendo el tiempo
sabiendo que jamás lo recuperaré,
pero sigo mirando la pantalla del computador
en busca de la solución a esta resequedad de ideas
a falta de escritos: siento la soledad que nunca creí tener;
y a falta de versos: creo perderme y no sé volver.