Error Encubierto

La presente historia fue escrita a partir de la de Iván Egüez, titulada Conciencia Breve. La cual fue utilizada como disparador en el Taller de Creatividad Narrativa.

Conciencia breve, Iván Egüez.

Esta mañana Claudia y yo salimos, como siempre, rumbo a nuestros empleos en el cochecito que mis padres nos regalaron hace diez años por nuestra boda. A poco sentí un cuerpo extraño junto a los pedales. ¿Una cartera? ¿Un …? De golpe recordé que anoche fui a dejar a María a casa y el besito candoroso de siempre en las mejillas se nos corrió, sin pensarlo, a la comisura de los labios, al cuello, a los hombros, a la palanca de cambios, al corset, al asiento reclinable, en fin. Estás distraído, me dijo Claudia cuando casi me paso el semáforo. Después siguió mascullando algo pero yo ya no la atendía. Me sudaban las manos y sentí que el pie, desesperadamente, quería transmitir el don del tacto a la suela de mi zapato para saber exactamente qué era aquello, para aprehenderlo sin que ella notara nada. Finalmente logré pasar el objeto desde el lado del acelerador hasta el lado del embrague. Lo empujé hacia la puerta con el ánimo de abrirla en forma sincronizada para botar eso a la calle. Pese a las maromas que hice, me fue imposible. Decidí entonces distraer a Claudia y tomar aquello con la mano para lanzarlo por la ventana. Pero Claudia estaba arrimada a su puerta, prácticamente virada hacia mí. Comencé a desesperar. Aumenté la velocidad y a poco vi por el retrovisor un carro de la policía. Creí conveniente acelerar para separarme de la patrulla policial pues si veían que eso salía por la ventanilla podían imaginarse cualquier cosa. -¿Por qué corres? Me inquirió Claudia, al tiempo que se acomodaba de frente como quien empieza a presentir un choque. Vi que la policía quedaba atrás por lo menos con una cuadra. Entonces aprovechando que entrábamos al redondel le dije a Claudia saca la mano que voy a virar a la derecha. Mientras lo hizo, tomé el cuerpo entraño: era un zapato leve, de tirillas azules y alto cambrión. Sin pensar dos veces lo tiré por la ventanilla. Bordeé ufano el redondel, sentí ganas de gritar, de bajarme para aplaudirme, para festejar mi hazaña, pero me quedé helado viendo en el retrovisor nuevamente a la policía. Me pareció que se detenían, que recogían el zapato, que me hacían señas. -¿Qué te pasa? me preguntó Claudia con su voz ingenua. -No sé, le dije, esos chapas son capaces de todo. Pero el patrullero curvó y yo seguí recto hacia el estacionamiento de la empresa donde trabaja Claudia. Atrás de nosotros frenó un taxi haciendo chirriar los neumáticos. Era otra atrasada, una de esas que se terminan de maquillar en el taxi. -Chao amor, me dijo Claudia, mientras con su piecito juguetón buscaba inútilmente su zapato de tirillas azules.



Error Encubierto

-Amor, ¿no has visto mi zapato? Es azul con tirillas, comentó Claudia con un dejo de preocupación. Alcé los hombros en respuesta de que no tenía idea de lo que estaba hablando, pero en realidad sí sabía. Al ver que en su pie izquierdo estaba la copia exacta de aquel objeto que había lanzado hace instantes, comencé a sudar y sentirme mareado, había cometido un error terrible. Miraba hacia atrás por los retrovisores, sólo por si acaso encontraba en forma de milagro aquella zapatilla. Pero no estaba. Carros pasaban y me impedían apreciar con lujo de detalles el pavimento. Siempre buscando. Pero Claudia vociferaba improperios, estaba llegando con retraso a la oficina, y todo porque se le ocurrió lanzar los zapatos dentro del carro y no colocárselos de inmediato en la habitación. Con un dejo de resignación, Claudia sacó un par extra de zapatos de la guantera, Los Infalibles, los llamaba; mientras al zapato huérfano lo lanzaba al azar hacía el asiento trasero. Sin embargo, no eran tan presenciables para estar en la oficina, por lo que se le oía rogar que le tocara permanecer en el escritorio sentada todo el día. Se los colocó como cualquier otro calzado, para luego despedirse nuevamente, esta vez besándome los labios, cerró la puerta tras de sí y caminó con toda la elegancia que le permitía las circunstancias. Al voltearme para echarle el último vistazo a aquellas zapatillas azules, me encuentro con las dos. Allí estaban, pie derecho, pie izquierdo. En efecto, eliminé la evidencia en el momento justo. Arranqué lo más rápido que pude para poder recuperar el tiempo perdido. Al llegar a la oficina, me recibe María con el beso jugoso en la mejilla como de costumbre, mis manos querían volver a recorrerla, pero me detuve. La llamé más tarde a la oficina y le comenté todo lo sucedido en el trayecto hacía aquí, entusiasmado por mi hazaña. Para finalizar nuestra conversación le dije que esa ha sido la experiencia más excitante, nunca antes vivida. Ella, en respuesta, sonrió y me guiño el ojo, y antes de irse agregó: y eso es sólo el principio Roberto.

muerte_azul_by_onetaintedangel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s